sábado, 5 de diciembre de 2009

25 años... ¿es mucho o es poco?

Este último lunes 30 de noviembre, la justicia de responsabilidad penal juvenil de Lomas de Zamora falló condenando a un joven -que ahora cuenta con 18 años de edad pero al momento del hecho era aún menor- acusado de violar a su hija recién nacida, provocándole la muerte, a la pena de veinticinco años de prisión, en el primer juicio oral -de Lomas de Zamora- desde que se encuentra en vigencia el nuevo proceso penal juvenil.

Se trata, realmente, de un fallo histórico.

El Tribunal tuvo por acreditadas las reiteradas violaciones del joven, ello a partir de la denuncia que inició el Hospital Lucio Meléndez de Adrogué.

La Fiscalía había solicitado la pena de reclusión perpetua para el joven, pero el Tribunal estimó suficiente la pena de 25 años, a cumplirse en una Unidad Penitenciaria que-por el momento- contemple el alojamiento adecuado de jóvenes adultos.

Me parece muy interesante este tema, dado que hablé un par de entradas atrás de los menores. Y este es un ejemplo más que claro de como un joven que no llega a alcanzar la mayoría de edad por muy poco comete un hecho gravísimo y las convenciones internacionales limitan la pena a imponer.

Sin embargo, el Tribunal impuso una pena que no resulta común en absoluto para con el criterio que se venía manteniendo respecto de los menores.

En mi caso particular, no me hubiera molestado la pena perpetua -sin perjuicio de que yo no comparto que exista una pena a perpetuidad, siendo que todas deben ser temporales pero por otros argumentos-, por el simple hecho de que hoy en día es la pena máxima a imponer. Pero es muy bueno saber que ante un hecho de tanta gravedad la justicia dictó un fallo de casi tanta dureza como el que hubiere correspondido a un mayor.

Es decir, sujetos así -al menos con las técnicas y la infraestructura para rehabilitar- son por el momento irrecuperables. ¿Realmente alguien cree que cuando el joven cumpla la pena impuesta, o acceda a su libertad anticipada este podrá presentar su currículum en una multinacional? después si se le dice que no por tener antecedentes se le está cerrando la puerta en la cara. Eso no está bien, pero con un joven así, ¿Qué culpa tiene la gente de Recursos Humanos?

Vuelvo a mi idea anterior: las penas no pueden ser perpetuas, pero sencillamente para que el sujeto siempre sepa cuantos años debe pasar encerrado (lo dejo para mas adelante).

En resumen: bien por este precedente, sólo espero que no aparezcan ni zurdos ni salames de comités de derechos humanos a exigir un mejor tratamiento para el delincuente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario